Trompita Adoptada!

Llegó al refugio con extremadamente flaca. Sus ojos tristes y su cara reflejaban el dolor y el profundo miedo que sentía. Llena pulgas, una patita y varios huesos rotos, caminaba sin rumbo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

No se admiten más comentarios