Guada

Después de muchos intentos para poder agarrarla lo logramos.

Esta enana apenas llega a los 6 kilos. Ya dejó de tirar tarascones, se dió cuenta que nadie le va hacer nada, se va acostumbrando a las caricias y va aprendiendo que no todos los humanos somos iguales.

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

No se admiten más comentarios