Alita adoptada!

No sólo el físico tenemos que curar a los perros que ingresan al refugio, también tenemos que trabajar con ellos por el daño que le han cometido mentalmente, apenas tiene un año y tenía terror a las manos, que daño pudo haber hecho esta pulguita si ahora se la pasa saltando y dando besos. Esta enana ya fue castrada y busca una familia tan amorosa como ella.

CompartirTweet about this on TwitterShare on FacebookEmail this to someoneShare on Google+

No se admiten más comentarios